Autora Mtra. Flor E. Torres Álvarez, Director Ejecutivo de CIC World Trade Services.

A partir de 2015, el Servicio de Administración Tributaria SAT estableció para la industria de exportación una Certificación bajo los rubros A, AA y AAA, derivada de los artículos 28–A de la Ley del IVA y 15–A de la Ley del IEPS, que ofrece para las empresas que se encuentren en cumplimiento de sus obligaciones fiscales y aduaneras —entre otras—, la posibilidad de aplicar a las importaciones temporales de mercancías un crédito fiscal por una cantidad equivalente al 100% del IVA e IEPS.

Adicionalmente se incorporaron otros beneficios como la renovación automática, para las empresas que están al corriente de las obligaciones fiscales y aduaneras, y del pago de cuotas obrero patronales ante el IMSS, además de comprobar el legal uso y goce del inmueble donde llevan a cabo los procesos productivos, transmitir de forma electrónica las operaciones por cada uno de los tipos de destino aduanero a descargar, solventar requerimientos y permitir el acceso para las visitas de inspección que ejecute la autoridad.

 

Para mantener actualizada la información de la Certificación, las IMMEX deben presentar oportunamente los avisos: de cambio de razón social, de domicilio fiscal, del legal uso y goce del inmueble, o de proveedor de personal subcontratado; de fusión o escisión de empresas; de apertura o baja de nuevas instalaciones; y —un asunto muy importante— de las modificaciones de socios y accionistas, representantes legales, clientes y proveedores; entre otros.

Es importante realizar auditorías internas en las empresas IMMEX, para verificar que no han cambiado las condiciones por las cuales se otorgó la Certificación y, si hubiese cambios, confirmar que se han presentado los avisos necesarios, para evitar la suspensión o cancelación de la Certificación en la Modalidad IVA e IEPS, lo que representaría un duro golpe a las finanzas y el flujo de efectivo.

 

Artículos que le pueden interesar:

En la gestión de riesgos de las auditorías preventivas, a la fecha se continúa observando que el Inventario inicial transmitido tiene inconsistencias vs. el físico de aquellos años y, por efecto dominó, se presenta imprecisión en los descargos, los saldos y el funcionamiento del Sistema de Control de Inventarios del Anexo 24.

 

En ocasiones, incluso se detectan faltantes y/o sobrantes del inventario de la empresa, al comparar la información del Anexo 24 y el Sistema de control de materiales, con la Glosa Data Stage.

Por lo anterior, toma trascendencia la autocorrección que aún nos permite realizar la autoridad en el Inventario inicial, y actualizar los descargos y la información transmitida.

Desde nuestro punto de vista, las empresas deberían analizar seriamente esta opción, y resolver de fondo las discrepancias de los inventarios, lo que se traduciría en la confiabilidad del Anexo 24 y del Anexo 31.

Reiteramos la necesidad de cumplir con las obligaciones permanentes, no omitir la presentación de avisos y proporcionar la información requerida por la autoridad. No hacerlo pondría a la empresa en incumplimiento, y daría paso al inicio del procedimiento de suspensión, o a la cancelación de la Certificación.

Asimismo, es importante puntualizar que la Renovación automática es una facilidad que puede transformarse en un riesgo, si no se realiza previamente una auditoría interna.

El éxito de mantener la Certificación, además de realizar auditorías, radica en implementar una metodología de comunicación entre las áreas involucradas: finanzas, comercio exterior, recursos humanos, legal, etc.; desarrollar matrices en las que se especifiquen obligaciones y responsables; y efectuar reuniones mensuales para verificar el cumplimiento.

Después de 5 años seguimos en la curva de aprendizaje; sin embargo, sabemos cómo implementar estrategias seguras que eviten poner en riesgo la Certificación en Materia de IVA e IEPS y la inversión de las empresas en México.

 

Reino Aduanero

Artículos que le pueden interesar:

Pin It on Pinterest