Por Mtra. Natalia Bezanilla Treviño, Directora y Fundadora de la Firma BEZT INTL.

Cualquiera diría ¿qué puede tener de fascinante el desperdicio? Si la propia palabra no refiere a nada que sea precisamente agradable.

Bueno, pues en el ámbito del comercio exterior y de manera más específica, en el control administrativo de una IMMEX, el tema del desperdicio puede tornarse en algo sumamente interesante, y en este artículo describiré los porqués.

 

 

Conoce a los Protagonistas del Comercio Exterior y las Aduanas

 

Comencemos por las diferentes maneras de disponerlo:

  • Donación: Es el procedimiento mediante el cual la IMMEX transfiere las mercancías consideradas como desperdicio (incluyendo maquinaria mayor a 3 años) a alguna institución o entidad autorizada para recibir donativos (Art. 172 RLA y regla 3.3.11), presentando los pedimentos que amparen el retorno y la importación definitiva de las mercancías y adjuntando la autorización de donación. Esto no será aplicable a los considerados residuos peligrosos de acuerdo con la Ley General para la prevención y gestión. En este supuesto, la mercancía no está sujeta al pago de impuestos (Art. 61 f.XVI LA).
  • Destrucción: en este caso, se presenta un aviso ante la administración Descentralizada de Auditoría de Comercio Exterior al menos 30 días antes de su disposición, (Art 142 RLA y regla 4.3.5) en donde se declara el contenido de las mercancías que serán sujetas a destrucción. Una vez presentado el aviso, estará a discreción de la autoridad presentarse o no al día y hora en que los desperdicios serán destruidos. Una pregunta interesante es ¿qué implica dicha destrucción? La legislación no indica un procedimiento para poder considerar que una mercancía fue destruida, por lo tanto, puede ser incinerada, compactada, confinada, enviada a una empresa recicladora, o simplemente disponer de ella en la basura, excepto los residuos peligrosos, que deberán apegarse a lo establecido el al Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente y demás disposiciones aplicables a la materia.
  • Cambio de régimen/ regularización. Esto significa que los desperdicios pueden nacionalizarse para permanecer en territorio nacional (Regla 1.6.9). En caso de que el desperdicio sea derivado de una materia prima o producto terminado que haya excedido su plazo de permanencia, tendremos que considerar el esquema de regularización aplicando la regla 2.5.2. En ambos casos se utiliza la fracción del estado en que la mercancía se encuentra en su forma de desperdicio.
  • Transferencia a otra IMMEX. Una salida muy recurrente para el desperdicio es la transferencia a una recicladora con programa IMMEX para su tratamiento final. Esta operación está fundamentada en el art 109, 118, de LA, 1.6.9 y 4.3.21 de las RGCE
  • Retorno, como cualquier otra mercancía de importación temporal, de acuerdo con el art 109.

Además de la flexibilidad en su destino final, hay muchas consideraciones especiales para ellos:

  • Lo que se considera desperdicio. La propia definición de acuerdo con el artículo 2 de la Ley Aduanera, pone en primer lugar todo aquello que sea un residuo resultante del proceso productivo, pero también da entrada a muchos otros conceptos: los empaques de las mercancías de importación, las mercancías rotas, dañadas, desgastadas, obsoletas o inutilizables. Esta última aclaración de la definición abre un abanico muy amplio de lo que puede o no ser “útil” para un propósito productivo. Y si a esto le añadimos que, de acuerdo con el artículo 100-B de LA, las empresas certificadas, podrán considerar en esta categoría, aquellas rechazadas por el control de calidad, entonces podríamos afirmar que en la lista del desperdicio tendremos mucho más que solo residuos de la producción. De hecho, es muy probable que encontremos material que, aunque para la empresa importadora tenga una vida “inútil”, ese mismo material podría ser la materia prima más preciada para otra empresa.
  • Cambio de régimen a valor de desperdicio Se pueden cambiar de régimen a valor de desperdicio, y con ello habrá mucha ambigüedad de cómo determinar ese valor, pues como mencionamos con anterioridad, lo que para la empresa A es “basura” para la B es un gran recurso. Sin embargo, esta factibilidad conviene tanto a la que lo tira, como a la que podría recibirlo (llámese donataria o empresa que recibe mediante virtual) debido a que podrán determinar un valor de transacción, y una base gravable que será favorable para ambos, y que corresponda al estado físico de la mercancía.
  • Fracción arancelaria y determinación de impuesto: Para la determinación de la fracción, y por ende, el impuesto aplicable, el artículo 118 de LA señala que se clasificarán de acuerdo a la condición en la que están al momento de la exportación. Por otro lado, y de acuerdo con las reglas de calificación de origen de varios tratados, incluyendo el TMEC, se consideran originarios “los desechos y desperdicios derivados de la producción en el territorio de una o ambas Partes o de mercancías usadas recolectadas en el territorio de una o ambas Partes, siempre que esas mercancías sirvan sólo para la recuperación de materias primas;” En otras palabras, si la materia prima se introdujo al país dejando pendiente el pago del IGI, al considerarla desperdicio, para su disposición en cualquiera de los supuestos arriba mencionados, se usará la fracción y valor de desperdicio, y se podrá considerar originario de acuerdo con diversos tratados comerciales
  • Descargas en el SCI. Sea cual fuere el destino que le des a los desperdicios, estos se disponen en kilos, de acuerdo con la naturaleza del tipo de que sean (plástico, metal, cartón, etc) y no existe una obligación de detallar en pedimento ni factura los números de parte que lo constituyen. Podría pensarse que esto puede ser demasiado complejo; sin embargo, siendo que no existe un procedimiento que nos exija hacer un conteo físico de los números de parte a disponer, eso nos permitirá hacer uso eficiente de estos pedimentos o actas de destrucción para poder atacar los números de parte que más problema nos estén causando en el saldo abierto.

 

 

regímenes aduaneros

Artículos que le pueden interesar:

Pin It on Pinterest