Autor Mtro. Adrián González, Presidente de Global Alliance La recién confirmada USTR Katherine Tai entabló una llamada con sus contrapartes de las mayores economías del mundo incluyendo la Unión Europea, el Reino Unido, Canadá, México, Japón, Corea del Sur y Francia con la intensión de empezar la colaboración de inmediato.

En la llamada, además de otros temas, se recalcó el compromiso de todas las partes de trabajar juntos para la erradicación de producto terminado e insumos elaborados con trabajos forzados en cadenas de suministro de grandes multinacionales.

Estados Unidos ha aumentado su escrutinio y acciones en el ámbito, enfocadas mayormente en producto proveniente de la región de Xinjiang en China.

 

La sección 307, Ley de Comercio de 1930 de los Estados Unidos prohíbe la importación de mercancías extraídas, producidas o fabricadas, total o parcialmente, en cualquier país extranjero mediante trabajo forzoso o ilegalmente contratado, incluido el trabajo infantil forzado.

Con base a esta Ley, CBP puede emitir órdenes de detención de liberación (Withhold release order). La orden detiene bienes específicos en la frontera de los Estados Unidos los cuales se presume que son producidos mediante trabajos forzados.

En caso de ser detenida la mercancía, el importador podrá reexportar o comprobar que el producto no fue fabricado mediante trabajos forzados. Las empresas que importan mercancías sujetas a una orden de detención de liberación pueden enfrentar desafíos importantes y costosos. Estos incluyen trabajar con proveedores extranjeros, reunir y presentar pruebas a CBP. Pruebas incluyen:

  • Copias de políticas y pruebas de su implementación.
  • Auditorías de terceros recientes no anunciadas.
  • Planes de remediación.
  • Mapas de cadena de suministro que especifican ubicaciones de fabricantes, fábricas, granjas y centros de procesamiento.
  • Imágenes de alojamientos de vivienda y de trabajo.

De las medidas más notables CBP ha anunciado detención de todo producto con algodón y tomate de la región de Xinjiang en China. Estos productos incluyen prendas de vestir, textiles, semillas de tomate, tomates enlatados, salsa de tomate y otros productos. Otras órdenes incluyen productos para el cabello, juguetes, guantes desechables, diamantes y alimentos.

La orden también aplica a productos fabricados en terceros países, por lo que importadores deben de estar conscientes que, aunque no importen directamente del país sujeto a la orden puede haber implicaciones, si utilizan los productos como insumos fabricando en otro país.

CBP ha publicado amplia información de cómo importadores pueden asegurarse de que no tengan producto de trabajos forzados en sus cadenas de suministro, aunque si bien es posible, sin duda tiene complejidad y requerirá tiempo e inversión por parte de las empresas. El momento de actuar es ahora.

 

reino aduanero

Artículos que le pueden interesar:

 

Pin It on Pinterest